Entre Hendrix y la Pachamama
Ante un público ávido de nuevas canciones, el power trío presento Amapola del 66 y saco a relucir su veta mas telúrica

Divididos - Estadio Luna Park - 03/06/2010 ***


Una de las criticas mas fuertes de los últimos shows de Divididos era una creciente sensación de repetición en el repertorio, que pedía a gritos la inclusión de nuevas canciones. Con la salida de Amapola del 66, el trió parece haber saldado esa deuda con creces. Uno a uno los 13 temas del disco (en varios bloques) fueron pasando en mas de tres horas de show. Desde los mas hiteros (Hombres en U; Mantecoso) hasta los mas intimistas (Boyar nocturno).
El inicio con El Arriero, quizás haya sido una elección desafortunada si lo que se pretende es comenzar el show bien arriba. Luego de la presentación de rigor de la seguidilla de nuevos temas, y promediando la hora de show, comenzaron a sumarse los músicos invitados (entre los que se destacaron Micaela Chauque y Ruben Patagonia) para un set folklórico muy completo, que incluyo danza y coreografías mientras pasaban Vientito del Tucumán, la chacarera La Flor Azul, Guanuqueando y ¿Que ves? entre otras.

Hubo además espacio para el recuerdo a Luca (“esto le hubiera gustado al Pelado" – Mollo dixit) en una versión folklórica de Mañana en el abasto que incluyo el ya clásico erke de Fortunato Ramos
Para esta altura, quedaba claro que la banda suena ajustada, mas alla de los lógicos percances del vivo, producto de la renovación que marco el ingreso de Catriel Ciavarella (con una potencia increíble producto de una técnica bastante poco ortodoxa) y con el nuevo repertorio, pero por momentos el show cayó en intensidad, tanto por el quizás excesivo toque folklórico como por el toque oscuro e intimista de algunas de las canciones del nuevo trabajo.
Las sorpresas vinieron por el lado de Cristóforo Cacarnú (en referencia al Bicentenario de la Patria), Sucio y desprolijo de Pappo y una deslucida versión de With a Little Help from my friends (con un coro femenino integrado por Claudia Puyó, Fabiana Cantilo e Isabel de Sebastián, además del aporte del gran Ciro Fogliatta en los teclados), que defraudó tanto en sonido como en interpretación.
El segmento final trajo de vuelta la electricidad de la aplanadora con Rasputín, una versión desganada de El 38 y el ya clásico Aladelta dejando para los bises Amapola del 66 dedicado a Gustavo Cerati* y Nextweek de Sumo para un show con momentos de intensidad y de emocion pero tambien con algunos altibajos




Ale "The Critic" Do Carmo

*Fue una alegría que el publico que se cansaba de cantar “que se muera Cerati" en cada show de Divididos haya aplaudido el sincero deseo de recuperación brindado por Mollo

Comentarios

Juan Pablo dijo…
¿3 estrellas? Me parece que vimos un show distinto. Mínimo 4 ****.
bonito lunch dijo…
cada ve el show que ve.
que ves cuando me ves?.
Ale Do Carmo dijo…
El puntaje es simbolico, pero no me parecio gran cosa. Se hizo bastante largo, con altibajos. Era una noche especial, pero para los fanaticos en los cuales no me cuento

Entradas populares